Incubadora Huevos Gallina

Una de las prácticas de un productor avícola es la incubación artificial de huevos. Pero este es un proceso muy delicado y que requiere del más adecuado cuidado para lograr producir pollitos saludables de huevos fértiles.

Las incubadoras de huevos de gallina son ideales, que pueden ayudarte a realizar este proceso, garantizando resultados muy satisfactorios.

A continuación, tendrás a tu disposición las mejores incubadoras del mercado con sello de calidad y economía.

Comprar incubadora de pollos

Las incubadoras de pollos varían según el tipo y el tamaño dependiendo de las necesidades de cada productor. Existen modelos que son incubadoras y nacedoras, mientras que otras vienen con estás funciones por separado; siendo estos últimos los más recomendables.

Sin embargo, si todos los huevos que se encuentran en el proceso de incubación están en la misma etapa, se puede utilizar un modelo que traiga las dos funciones integradas.

La buena ventilación es fundamental en este proceso. Generalmente podrás hallar dos tipos de incubadoras: Las de aire estático y el forzado.

Las incubadoras de aire forzado mantienen una circulación interna mediante ventiladores, mientras que las estáticas carecen de ventilación artificial, siendo que el aire natural y fresco entra por la base y el caliente sale por elevación. Esta es la razón por la cual las incubadoras de aire forzado son más grandes y de mayor capacidad que las estáticas.

Otro aspecto de relevancia al comprar una incubadora de pollos es la temperatura. Este parámetro varía según las recomendaciones del fabricante, por lo que es recomendable seguir las instrucciones del manual de usuario.

Incubadora automática de huevos

Las incubadoras automáticas proveen grandes ventajas al productor. Una de ellas es la capacidad de incubar una gran cantidad de tipos de huevos sin hacer modificaciones en sus accesorios.

Además, el volteo de huevos; Tan necesario para la correcta formación del polluelo, es realizado por programación con un aproximado de 45 grados de inclinación a una velocidad imperceptible.

Este detalle evita el error humano de un resbalón que pueda dañarlo. Igualmente el olvido de realizar el respectivo volteo ya no será un problema con el uso de este equipo automatizado.

Comúnmente los materiales de fabricación de las incubadoras automáticas son de primera, garantizando la eliminación de bacterias y otros contaminantes. El software que gobierna a la mayoría de estos dispositivos, tienen la capacidad de controlar:

  • Temperatura
  • Ventilación
  • Humedad

Todo eso lo mantiene una constancia en el proceso incubatorio.

Obviamente, un equipo que realiza tan espléndido trabajo conlleva un costo de adquisición proporcional a su labor. Pero estamos hablando de equipos que procuran un porcentaje muy alto de éxito al productor.

¿Por qué comprar un nacedor de pollos?

Como te comentábamos hace un momento, los expertos recomiendan la compra de los equipos de incubación y nacedoras por separado, por sólidas razones de peso que pasaremos a detallar. Pero antes, queremos aclarar que no descartamos del todo los aparatos que cumplen ambas funciones, ya que todo dependerá de las características de cada una de ellas.

Al comprar un nacedor de pollos, estás adquiriendo un producto especializado en este proceso. El pollito al estar a punto de nacer, necesita una temperatura menor que en la incubación y por el contrario, necesitará mayor humedad.

Otro detalle interesante es el sistema de volteo. Los polluelos antes de nacer necesitan estar quietos para que pueda hallar la mejor posición para salir del cascarón. Así que la función de volteo de las incubadoras ya no aportaría beneficios en esta etapa.

Incubadoras de pollos temperatura y humedad recomendados

El mejor nivel de temperatura para un correcto proceso de incubación es de 37,7° con cierta disminución en los últimos días al estar a punto de eclosionar.

Mantener regulada la temperatura durante todo este proceso es vital para lograr el nacimiento de los pollos. La mínima variación de este parámetro reduce dramáticamente el porcentaje de éxito. En la incubación de gallinas pequeñas, la temperatura debe ser de 37,5°

En el caso de la humedad, el nivel óptimo se encuentra entre los 40% y 50%. Pero en los últimos días; al estar a punto de eclosionar, la humedad deberá aumentar a un aproximado de 65%, motivado al que el pollito ha consumido el total de sus reservas de agua.

Este aumento de humedad permitirá que las membranas del huevo se ablanden y la eclosión del pollo sea más fácil.

CONTENIDO RELACIONADO

Deja un comentario